Un gran cuchillo es la piedra angular sobre la que se construye la buena comida. Sin embargo, si le preguntas a tres chefs qué hace que un cuchillo sea excelente, es probable que obtengas al menos cinco respuestas. La verdad es que lo que hace que el cuchillo sea perfecto para usted depende de muchos factores, incluido su nivel de comodidad con los cuchillos, el tamaño de sus manos y los tipos de alimentos que disfruta cocinar.

Dicho esto, hay una razón por la que el cuchillo de chef básico de 6 a 8 pulgadas es omnipresente: es el cuchillo más versátil. El cuchillo del cocinero es capaz de cortar verduras, rebanar carne, triturar ajos, picar hierbas y nueces, y en caso de apuro incluso atraviesa huesos pequeños sin demasiados problemas.

Existe una desconcertante variedad de cuchillos de chef para elegir, desde cuchillas especiales muy baratas hasta muy caras. Para ayudarlo a comprenderlo todo, cortamos y cortamos en cubitos docenas de cuchillos hasta que salió una simple verdad: una cuchilla de $ 10 mal hecha que afila cada semana es más útil que una cuchilla de $ 200 que es aburrida. Cada cuchillo necesita ser afilado, algunos simplemente lo necesitan más que otros. Gran parte de la diferencia de precio en los cuchillos está relacionada con la calidad de los materiales, que a menudo se refleja en qué tan bien sujeta la hoja su filo.

La mayoría de las veces pegamos con cuchillas de 8 pulgadas, el punto óptimo para el clásico cuchillo de chef. Las pruebas incluyeron las cosas que haría en su propia cocina: pelar, filetear, cortar en cubitos, picar, cortar en cubitos, rebanar y todas las demás preparaciones estándar de carne y verduras. Estos son nuestros consejos.

Actualizado en abril de 2021: hemos agregado algunas mandolinas para aquellos momentos en los que cortar es realmente importante (y para aquellos que no están familiarizados con los cuchillos). También hemos actualizado los precios.

Especial Gear Readers: Consigue uno Suscripción WIRED de 1 año por $ 5 ($ 25 de descuento). Esto incluye acceso sin restricciones a WIRED.com y nuestra revista impresa (si lo desea). Las suscripciones ayudan a financiar el trabajo que hacemos todos los días.